Londres y sus parques

Domingo, 4 de Abril de 2010

Londres es una las ciudades más verdes del mundo, y lo es gracias a los famosos parques que salpican toda la ciudad. Cada uno de ellos tiene su encanto y su público más característico. Constituyen importantes pulmones dentro de una enorme urbe. Los londinenses encuentran en las zonas verdes auténticos oasis de paz y tranquilidad. Debido al clima húmedo de esta zona, los parques y jardines suelen estar verdes y floridos, aunque otra de las épocas más bonitas para pasear por cualquiera de ellos es el otoño, la gama de marrones y ocres es todo un espectáculo.

Vamos a hacer un recorrido por algunos de los parques más emblemáticos y visitados de Londres, porque enumerarlos todos sería prácticamente imposible, sólo en el área metropolitana se pueden contabilizar cerca de 1.700 parques.

Hyde Park

En el corazón de Londres se sitúa uno de los parques más famosos y frecuentados. Se trata de Hyde Park, lugar obligado de visita en cualquier viaje a la capital británica. Es un parque real que Enrique VIII utilizó como coto de caza. Pero fue Jacobo I el que lo abrió definitivamente a todo el público. A partir de entonces se convirtió en un lugar de esparcimiento para los londinenses. El lago Serpentine es uno de los lugares más emblemáticos.

Hyde Park acoge todo tipo de actividades como manifestaciones, mítines o conciertos. En su interior se encuentra la Speaker’s Coners. Esta esquina del parque se convierte los domingos por la mañana en el punto de reunión de oradores e incluso de visionarios que defienden sus ideas ante un público que lo mismo aplaude que abuchea sin piedad. Una experiencia, sobre todo, curiosa.

Kensington Gardens

Cerca de Hyde Park se sitúan los antiguos jardines del Palacio de Kensington: se trata de un espacio que quedó abierto al público en 1841 y que cuenta con rincones realmente especiales. Uno de ellos es el parque infantil en memoria de Diana de Gales. Toda una zona de juegos repleta de actividades y dedicada a los niños que se resisten a crecer. Curiosamente, muy cerca se sitúa la estatua de Peter Pan

A lo largo de estos preciosos jardines encontramos todo tipo de estatuas y fuentes. Hasta incluso encontramos un curioso cementerio de perros que inauguró allá por el año 1880 el Duqe de Cambridge enterrando a una de sus mascotas.

Holland Park

Es un pequeño parque público que posee más arbolado que cualquiera de los otras más grandes. Resulta una delicia pasear por los antiguos jardines de Holland House, una enorme mansión que se convirtió en centro social y cultural en el siglo XIX. Intelectuales como Lord Byron frecuentaban la mansión. Hollan park es uno de los parques más románticos de Londres.

St. James’s Park

Es otro de los imprescindibles de la ciudad. Es quizás el más decorativo y ornamental. Tiene como principales habitantes a gansos, patos y pelícanos que campan a sus anchas por su lago central. Aunque tampoco podemos alvidar a las ardillas que pueblan todo el recinto. Una banda de música actúa durante todo el verano en St. James’s. Los conciertos se celebran en el templete.

Green Park

Al igual que St. James’s fue usado como coto de caza y posteriormente abierto al público. Lo más curioso es que en el Siglo XVII solía acoger todo tipo de duelos. Hoy en día es muy utilizado por los habitantes del barrio de Mayfair para correr.

Regent’s Park

Este parque es el complemento perfecto para uno de los barrios más elegamtes de Londres. Está rodeado de espectaculares casas, aunque uno de sus mayores atractivos es el lago repleto de aves acuáticas y por el que se puede pasear en barca. El queen’s Mary garden es todo un espectáculo en verano. Y es en la ápoca estival cuando podemos disfrutar de las obras de Shakespeare en el teatro al aire libre

Otro parques periféricos

Ya fuera del área más céntrica de Londres encontramos otros parques de enorme atractivo tales como Kew Gardens, al oeste, que se convirtió en el primer jardín botánico del mundo con todo tipo de especies exóticas. Un poco más al sur se encuentra el Richmond Park, el parque real más grande y que aún conserva su fauna original, ya que podemos ver ciervos por sus bosques. Y al Este encontramos el Greenwick Park, cuyo plato fuerte es el Museo Nacional Marítimo.

Imagen | Flickr

Lugares , , , , , , , ,

El Támesis y sus puentes

Sábado, 3 de Abril de 2010

El Río Támesis siempre ha estado muy unido a la historia de Londres. Sus aguas se han convertido en una arteria que atraviesa la ciudad y que desde la época romana ya servía como vía comercial. Hoy por hoy es utilizado por londinenses y visitantes como una atracción más.

Existen diferentes propuestas de travesías en barco, aunque la más recomendada para el viajero es la que discurre entre Westminster y el famoso Puente de La Torre. Tanto de día como de noche es una experiencia inolvidable que nos ofrece una original perspectiva de la ciudad.

Más de 40 puentes se reparten por todo el recorrido del Támesis y cada uno de ellos tiene su historia y su peculiaridad. En esta ocasión nos vamos a centrar en algunos de los más conocidos.

El Tower Bridge

Tower Bridge

Si hay una imagen de Londres utilizada hasta la saciedad esa es la del “Puente de la Torre” o Tower Bridge, aunque hay quienes lo llaman el Puente de Londres, la realidad es que ese es otro, cuya estética nada tiene que ver con el archiconocido puente. El Tower Bridge todavía se eleva para dar paso a algunos barcos de cierta envergadura, aunque no con tanta frecuencia como en el pasado. En los momentos de mayor tráfico naval se llegaba a abrir hasta 5 veces al día.

Esta obra maestra de la ingeniería de la época victoriana se ha convertido en todo un símbolo y actualmente alberga un museo en el que podemos conocer la propia historia del puente. Como curiosidad podemos ver la máquina de vapor que se utilizaba para levantar el puente, hasta que se instaló un sistema eléctrico.

También merece la pena subir los cerca de 300 escalones que llevan hasta lo más alto de las torres. Las vistas desde la pasarela que une ambas torres son impresionantes.

El Puente de Londres

Otro de los puentes que encontramos en la travesía del Támesis es el Puente de Londres, este sí es el auténtico, aunque no es tan atractivo como el de La Torre, con el que suele confundirse. Hubo un tiempo en que era el único de todo Londres, así que ambas orillas solo estaban unidas en esta zona de la ciudad. Por eso toda la actividad comercial estaba centrada en este área, hasta que se empezaron a construir nuevos muelles y puentes hacía el oeste del Támesis. Su antigüedad se remonta incluso a la época romana. Por aquel entonces no era más que una pasarela de madera que tras numerosos cambios a lo largo de la historia se convirtió en la infraestructura que hoy conocemos.

El Puente del Milenio

La diversidad de puentes sobre el Támesis nos lleva hasta uno de los más modernos y sofisticados. Se le dio el nombre de Puente del Milenio y une dos de los lugares más visitados de Londres: la Catedral de St. Paul y la Tate Modern, el museo que alberga una de las mejores colecciones de arte del siglo XX. Este puente es obra del arquitecto Norman Foster. Es peatonal y tiene la peculiaridad de estar fabricado en acero y casi suspendido en el aire. Es un puente colgante que no dispone de apoyos verticales en sus entradas. La obra se terminó en el año 2000

Otros puentes

Hay otros puentes que también tienen su encanto como el Vauxhall, el primero por el que circularon tranvías,; el puente de Westminster, famoso por ofrecernos una buena panorámica del Big Ben, el Parlamento y la Abadía de Westminster; el Puente de Waterloo, con unas impresionantes vistas de gran parte de Londres; o el de Blackfriars desde podemos ver la parte vieja de la ciudad, así como la majestuosa catedral de St. Paul.

Lugares , ,

La torre de Londres

Viernes, 2 de Abril de 2010

Torre de Londres, por Diliff

La Torre de Londres es una de las principales atracciones de la capital británica, sobre todo por la historia y los tesoros que albergan sus murallas. La Torre de Londres es un recinto fortificado que a lo largo de sus 900 años de historia ha sido palacio real, cárcel e incluso residencia de todo tipo de fieras. Hoy en día es un lugar indispensable para poder conocer el pasado de la ciudad. Aunque si tuviéramos que elegir una palabra que resumiera toda la historia de la Torre esa podría ser “terror”. Quienes ofendían por algún motivo al Rey eran encerrados aquí. Las condiciones en las que llegaban a vivir eran realmente espantosas y muchos de ellos llegaron a ser torturados cruelmente y finalmente ejecutados.

La visita a todo el recinto requiere tiempo y, como es tan frecuentado por los turistas, lo más recomendable es llegar temprano y ahorrarse las interminables colas que se forman en el acceso. No pierda detalle tampoco de los vistosos uniformes de los Beefeaters. 36 alabarderos custodian la Torre, viven en ella, y son los guías que mejor pueden acompañar al visitante.

Recorrido por la Torre

Podemos iniciar el recorrido por la Torre con una visita al Palacio Medieval, construido por encargo de Enrique III, aunque fue su hijo Eduardo I, el que ejecutó su ampliación, añadiendo, además, la Traitor’s Gate, Se trata de la famosa Puerta de los Traidores, lugar por el que entraban al recinto en barco los prisioneros condenados a muerte.

Al otro lado de la muralla encontramos la Bloody Tower o Torre Sangrienta, dicen que ese nombre se debe a la muerte en su interior de dos jóvenes príncipes, hijos de Eduardo IV encerrados por su tío y cuyos esqueletos se encontraron siglos después.

Muy próximo a este lugar se sitúa la Queen’s House, residencia del Gobernador de la Torre. Otro de los lugares más terroríficos es la Tower Green , donde se ejecutaba a los presos más distinguidos. Entre ellos podemos citar a dos de las mujeres de Enrique VIII. El resto de ejecuciones públicas tenía lugar en la Tower Hill.

Las Joyas de la Corona

En la visita no puede faltar una parada en la Jewel House, donde actualmente se guardan las Joyas de la Corona. La colección expuesta en una sala acorazada está compuesta por coronas, espadas y cetro, casi todos utilizados en ceremonias oficiales de la monarquía inglesa.

Hasta 10 coronas componen la colección, aunque la mayoría no se usan desde hace años, sólo la Corona Imperial es aun utilizada en determinados actos de la Reina Isabel II. Esta joya está compuesta por 2.800 diamantes y otras piedras preciosas.

También encontramos otros tesoros como la Espada de Estado de oro macizo o El Orbe, una esfera hueca de oro con piedras preciosas incrustadas. Tampoco tienen desperdicio las vajillas reales de oro y plata.

La Torre Blanca

El edificio más antiguo que aún se mantiene en pie es la White Tower. Su función principal a lo largo de los años fue la de armería. Actualmente alberga gran parte de la colección nacional de armas y armaduras. Cuando se terminó en el año 1097 era el edificio más alto de Londres con sus 30 metros de altura.

En la primera planta encontramos el Royal Castle y la Armour Gallery, principales salas donde tenían lugar las ceremonias dentro del castillo original. En la primera podemos conocer la historia del edificio, y en la segunda una exposición de armaduras de la época Tudor y Stuart, destacando las realizadas a Enrique VIII, y sobre todo una de Carlos I que está decorada con pan de oro.

La Ordnance Gallery se utilizaba como almacén, hasta el punto de que se llegaron a almacenar hasta 10.000 barriles de pólvora.

No podemos olvidar visitar la Line of Kings. Se trata de 10 tallas a tamaño real de diferentes monarcas ingleses, todos ellos vistiendo armadura y montados a caballo. Son realmente imponentes.

La leyenda de los cuervos

Una de las leyendas más famosas de la Torre de Londres es la de sus habitantes más conocidos: los 7 cuervos. Según dice la leyenda, cuando las aves desaparezcan caerá el reino. Así que para evitarlo les han cortado las alas, lo que imposibilita por completo su huida. Uno de los alabarderos está encargado del cuidado y alimentación de los cuervos.

HORARIO
Marzo-Octubre: 9:00-18:00 lun.-sab. y 10:00-18:00 dom.
Noviembre-Febrero: 9:00-17:00 mar.-sab. y 10:00-17:00 dom.-lun.

PRECIO

El precio de la entrada es algo elevado, sobre todo si tenemos en cuenta que una gran parte de los museos de Londres son gratuitos. Cuesta £17,00 para los adultos, mientras que a los menores de 16 años le cuesta £9,50 y a los estudiantes y mayores de 60 años les cuesta £14,50. También existe una entrada familiar para un máximo de 2 adultos y 6 niños por £47,00 en total.

Lugares, Museos ,

El palacio de Buckingham

Jueves, 1 de Abril de 2010

Palacio de Buckingham, por Diliff

El Palacio de Buckingham es el mayor símbolo de las monarquías europeas. Es la Sede de la Casa Real Británica y lugar donde se reciben a los jefes de Estado de otros países que vienen en visita oficial. Para hacernos una idea de las dimensiones del palacio basta con saber que en él trabajan alrededor de 400 personas. Para saber si la Reina está en palacio basta con mirar si el estandarte real ondea en la fachada.

Su historia

En su origen Buckingham Palace no era más que una casa, pero el arquitecto John Nash lo convirtió en un palacio para el Rey Jorge IV, aunque éste y su hermano Guillermo IV murieron antes de que finalizaran las obras. Así que la primera inquilina oficial fue la Reina Victoria. Isabel II junto con su marido el Duque de Edimburgo, el príncipe Andrés y los Duques de Essex son sus actuales moradores.

Su interior

El palacio no es nada del otro mundo en cuanto a su arquitectura, pero sí destaca por la majestuosidad de sus dimensiones. El edificio tiene 19 salones, 52 habitaciones destinadas a la familia real y sus invitados, 188 habitaciones para el servicio, 92 oficinas y 78 cuartos de baño.

Hasta hace pocos años el palacio no se podía visitar, pero se abrió alpúblico en el año 1992 ante la necesidad de recaudar fondos tras el incendio que arrasó el castillo de Windsor. Aunque sólo se puede hacer esta visita desde agosto y hasta octubre.

Entre sus estancias más impresionantes están:

  • El Salón del Trono. De estilo barroco es una muestra del lujo y la ostentación de la realeza. Está iluminado por 7 impresionantes lámparas que el visitante no debe pasar por alto.
  • La Queen´s Galery. Es una estancia que recoge obras de arte y tesoros de la corona
  • La Picture´s Galery. En ella se expone la colección de arte que inició Carlos I
  • El Salón de Baile. Se utiliza para banquetes oficiales e investiduras
  • El Salón de Música. Aquí tienen lugar las recepciones de invitados oficiales y los bautizos de la Familia Real. En esta sala lo importante es mirar al suelo, un impresionante entarimado obra del arquitecto John Nash

El Palacio de Buckingham está abierto al público de agosto a septiembre. Todos los días de 9:30 a 17:30. La última admisión es a las 16:15

El cambio de Guardia

Cambio de guardia

El relevo de la Guardia es uno de los mayores reclamos del Palacio de Buckingham. Como su propio nombre indica es el momento en el que un regimiento de soldados sustituye al que había estado haciendo guardia ante la puerta del palacio. Toda la ceremonia está amenizada por una banda de música que toca piezas de todo tipo, no sólo militares. Su duración aproximada es de 45 minutos.

Si desea tener un buen sitio para ver este acto representativo del espíritu inglés debe acudir al menos con una hora de antelación.

La ceremonia del cambio de Guardia tiene lugar de mayo a julio todos los días a las 11:30 y de agosto a abril en días alternos.

Lugares , ,